Estás Leyendo
Piques y chuletas sin reparar: la vergüenza de los campos de golf

Piques y chuletas sin reparar: la vergüenza de los campos de golf

  • Te enseñamos a arreglarlos

Los piques y las chuletas son la bestia negra de los campos de golf. Por mucho que se esmeren los greenkepers en mantener el recorrido en perfecto estado, si los jugadores no arreglan lo que destrozan a su paso, los greenes y las calles van empeorando poco a poco hasta convertirse en un tapiz raído e injugable. En realidad, estas dolorosas huellas no hacen más que retratar a los socios de un campo.

Arreglar los piques y chuletas forma parte de la rutina del juego, y aunque “olvidarse” de ello no está penalizado, sí es una norma de etiqueta que dice mucho de quien la incumple sistemáticamente. No dejes que tu campo sufra. Te explicamos cómo debes hacer para cuidarlo como se merece.

PIQUES

Cuando tu bola impacta en el green y deja un agujero en la hierba, si no lo reparas estás dejando una herida que puede tardar meses en recuperarse, o incluso no recuperarse jamás. Reparar un pique es una norma de cortesía además hacia el resto de jugadores, que se encontrarán una superficie en buenas condiciones para que ruede la bola.

Para arreglarlo, la clave que siempre tienes que tener en cuenta es no levantar las raíces de la hierba al hacerlo, porque si lo haces crearás el efecto contrario al que buscas.

Con un arregla-piques, debes pinchar en la hierba alrededor del impacto y hacer palanca empujando verticalmente hacia el centro del pique. Después, con el putter, aplana la hierba para que quede nivelada.

La clave para arreglar un pique: empuja la hierba, nunca la levantes

Y ya que estás, si ves otro pique, aunque no sea tuyo, arréglalo también. Un dos por uno siempre se agradece.

Vídeo: Real Club de Golf El Prat

CHULETAS

Las chuletas son trozos de hierba que se levantan al impactar con los palos en la calle o en los tees de salida. Tu obligación como jugador también es reponerlas, para facilitar el mantenimiento y recuperación del campo.

Para reponer una chuleta, simplemente localiza el trozo de hierba con tierra que has arrancado y vuelve a colocarlo en donde estaba, como si fuese la ficha de un puzle. Hazlo colocando la hierba en la misma dirección que estaba originalmente. Termina pisando con firmeza el parche, para facilitar el enraizado. Si no pisas bien y la hierba queda suelta, lo más probable es que se seque y el hueco que has dejado no se recupere.

Vídeo: Arcosur Golf

ARENA DE RECEBO

En algunos campos verás colocadas al lado de los tees unas cajitas o bolsitas con arena de recebo. Se trata de una mezcla con semillas para arreglar chuletas, y que debes aplicar con ayuda de una paleta. Hazlo rellenando el hueco que has dejado en el tee y pisando ligeramente para dejarlo nivelado y firme.

Volver al Inicio