Estás Leyendo
La guía definitiva para aprender a comprar un putter

La guía definitiva para aprender a comprar un putter

El juego dentro del green es la clave del golf. Nuestra capacidad para embocar la bola limpiamente es lo que al final nos da la victoria. Pese a ello, el putter es el palo al que menos atención y mimo solemos prestar en nuestra bolsa. Hablamos con un experto, que nos explica cómo debes elegir el que mejor te conviene.

“El putter es sin duda alguna el palo en la bolsa que marca la diferencia. Cuando hacemos un fitting a un jugador y encontramos el putter adecuado a su juego, siempre se nota una mejoría mucho más rápida en los resultados que con un hierro o un driver nuevo”, asegura el clubfitter Mateo Noël. Acreditado por el International Clubmakers Guild, por su taller Fit and Golf, en Madrid, pasan jugadores de todos los niveles, a los que ayuda a encontrar los palos que mejor se adapten a ellos.

“Lo que ocurre con el putter es muy curioso. Es fundamental para bajar nuestro handicap, pero sin embargo la mayoría de las veces jugamos con uno que no es adecuado para nosotros. Lo veo continuamente”, explica. “Todos somos diferentes jugando, pero ya no solo por nuestra técnica, sino también por cuestiones físicas como la altura, nuestra motricidad, visión, sensibilidad… Y todo eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegir un palo tan importante como el putter”.

“El 40% de los golpes de un jugador medio son putts”

A la hora de elegir un putter, la primera regla de cualquier fitter es no comprarlo de manera impulsiva, porque lo veamos en una tienda de oferta o porque a un compañero de partido le vaya fenomenal ese modelo.

“El jugador no debe de adaptarse al putter, sino más bien al contrario: el putter debe adaptarse al jugador. El objetivo es siempre poder llegar a patear de forma natural, y eso se consigue analizando diferentes características individuales”, subraya Mateo.

Putters de cabeza Anser

Elementos a tener en cuenta

Cuando vayamos a comprar un putter, estos son los aspectos que hay que tener en cuenta y sobre los que trabajará el fitter:

Cabeza. Es la parte más llamativa, y la que nos suele “engañar” a la hora de comprar. A veces elegimos un putter porque nos gusta su cabeza, y eso no quiere decir que sea el que nos convenga. Debes saber que hoy en día hay básicamente dos grandes familias de cabezas:

  • Blade y Anser: son los clásicos
  • Mallet: son más alargados y en muchos casos redondeados

Inserción de la varilla. Puede ir insertada en el talón (heel), en el centro (centre), o entre el centro y el talón (mid) de la cabeza. El cuello que permite su inserción se llama hosel. Las diferentes combinaciones de ubicación de la varilla en la cabeza no son solo una cuestión de estética, sino que influyen también en el grado de cierre o apertura de la cara y en el recorrido de la cabeza durante el swing.

Longitud. Para saber si un putter tiene la longitud de varilla adecuada, el fitter o profesional que nos lo venda debe analizar nuestra forma de patear, nuestra postura, estatura y altura de las muñecas. Además, se debe tener en cuenta si el jugador tiene alguna limitación física, como por ejemplo dolores de espalda.

Lie. La postura en la que el putter se apoya sobre el green. El lie es un factor que influye más bien en los putts largos, pero tiene un efecto visual muy importante. Cuando el jugador está en postura, la suela tiene que apoyar perfectamente en el suelo.

Loft. Aunque pueda parecer que no lo tiene, el putter también tiene loft, y hay que tenerlo en cuenta en función del ángulo de ataque y de la posición de las manos del jugador en el momento de impacto.

Grip. Ajustable en material, estética, tamaño, etc. Aquí se evalúa el tacto, el gusto personal e incluso si se tiende a muñequear al patear.

Equilibrado general. El fitting final tiene que asegurar un reparto correcto de las masas, para lograr buenas sensaciones.

Conviene aclarar que no hay putters diferentes para hombres y para mujeres. La elección de un palo u otro se debe hacer en función del juego y las características de la persona, independientemente de su género.

Putters tipo mallet

¿Qué tipo de putter te conviene?

No existe una fórmula universal para saber si te conviene uno u otro putter. Las grandes marcas de golf intentan diseñar modelos genéricos, que se adaptan más o menos a todos, pero la realidad es que para dar un salto de calidad en tu juego lo mejor es que hagas un fitting personalizado.

En todo caso, y aunque hay tantos tipos de putter como tipos de jugador, estas son algunas recomendaciones generales que nos hace Mateo Noël:

  • Si te cuesta hacer contactos sólidos en el centro de la cara del putter, te gusta patear casi en línea recta sin mucho arco y no te disgustan las cabezas grandes, puede que un tipo mallet te vaya bien.
  • A priori, los putter tipo blade o Anser van mejor a los jugadores que prefieren cabezas pequeñas, patean más bien en arco y centran el impacto con cierta consistencia.
  • Si quieres el máximo grado de permisividad en caso de impacto descentrado y patear en línea, entonces seguramente te gustará una cabeza mallet o semi-luna, con una varilla que se inserta en el centro.
  • Si cuando estás en postura para patear, notas que te gustaría coger el putter casi a nivel de la varilla, seguramente tu putter actual es demasiado largo para ti.    
  • ¿Quieres ayuda para mejorar tu ritmo y arrancar mejor tu swing de putter? Prueba entonces un putter con más peso a nivel del grip. A veces los resultados con ese pequeño cambio son espectaculares.

Teniendo en cuenta que es el palo que más se usa, lo más recomendable es invertir en un putter que se ajuste a ti. No importa tu nivel de juego. Pregunta a un clubmaker o en tu tienda habitual. Puedes comprar un putter a medida a partir de 150€.

Volver al Inicio