Estás Leyendo
Cómo limpiar y mantener los grips de los palos de golf

Cómo limpiar y mantener los grips de los palos de golf

Los grips de los palos son una de las partes más delicadas de nuestro equipo de golf. Están en contacto directo con nuestras manos durante horas, los tocamos constantemente, los presionamos con manos sudadas, sucias… y sin embargo no solemos cuidarlos como se merecen.

La limpieza y mantenimiento de los grips de golf es fundamental para conseguir una buena adherencia y control del palo, e impedir que se nos resbale de la mano durante el swing. Además, cuanto más limpios estén, menos se deteriorará la goma con la grasa y el sudor, y más se prolongará su vida útil.

PUBLICIDAD

Si utilizas grips oscuros, quizás no te hayas dado cuenta, pero solo hace falta fijarse en los palos con grips de colores para ver cómo la porquería y la grasa se acumulan rápidamente en las zonas donde hay más presión o roce. Es inevitable que esto ocurra, pero hay que limpiar esa suciedad cuanto antes, o la efectividad y la adherencia del material técnico queda anulado.

Para conseguir prolongar esa sensación de “buen agarre” que tenemos siempre que estrenamos grips o palos, solo hay que dedicar unos minutos a su cuidado. Intenta hacerlo como mínimo cada cuatro rondas o 20 horas de juego (aunque lo ideal es hacerlo después de cada partido).

De nada sirve tener los grips más caros del mercado o los más adecuados a tu mano y swing si después no los mantienes correctamente

Cómo limpiar los grips de golf:

Agua y jabón

El método tradicional que nunca falla. Para ello, solo necesitas:

  • Un cubo de agua templada
  • Jabón para lavar los platos (Fairy o similar)
  • Un cepillo de uñas
  • Una toalla seca  

Llena el cubo o el fregadero con agua templada y mezcla una cucharadita de detergente. Limpia los grips frotando suavemente con el cepillo. Cuando termines, aclara muy bien con agua limpia, para eliminar todo resto de jabón.

Durante el proceso, evita que se escurra agua dentro de la varilla, por la parte superior del grip, ya que si se queda estancada en el interior puede llegar a oxidar el palo.

Seca los grips con una toalla o al aire libre, pero no dejes que se tuesten al sol o que estén expuestos a la humedad mucho tiempo.

Toallitas limpiadoras

Son la solución más rápida y práctica. Son toallitas específicas que se secan al instante y no dejan residuo, por lo que puedes jugar con tus palos tranquilamente después de usarlas. Vienen en paquetes que puedes llevar en la bolsa de golf. Con una toallita se limpian unos 6 grips.

Puedes comprar un pack en Amazon por unos 7 euros.

Es un método muy práctico, pero aun así te recomendamos que de vez en cuando lo alternes con un buen fregado con agua y jabón.

Volver al inicio